Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Pensar y hablar de guantes… y acordarnos de ella, Rita Herpburn en su sensual papel de la emblemática Gilda, película que si no habéis visto, os la recomendamos para cualquier tarde lluviosa de domingo.

Esta imagen cambia la visión, completante, hacia un accesorio que, a priori, parece aburrido y falto de glamour, el guante. En la actualidad, nos es muy útil para proteger nuestras manos del frio invernal pero, mucho antes, hace siglos, tenía usos, significado e importancia distintas.

Buscando por internet, hemos encontrado historias y leyendas muy curiosas; una en la que las tres Gracias griegas le hicieron a Afrodita una especie de guante para protegerle las manos de unas heridas; o cómo el guante se convirtió en símbolo de elegancia y distinción a finales de la Edad Media.

¿Conoces los ‘buenos modales’ en el uso de este accesorio?

Está mal visto…

  1. Tener los guantes en la mano.
  2. Agitar los guantes o jugar con ellos
  3. Entrar en sitios cerrados con guantes.
  4. Sentarse en la mesa con los guantes puestos.
  5. Dar o recibir alguna cosa con la mano cubierta.
  6. Saludar con los guantes puestos.
  7. Sacarse y ponerse los guantes continuamente delante la gente.
  8. Llevarlos bajo un brazo.

Como siempre, traemos una selección de los que más nos gustan para compartirlos con vosotras, ¿qué nos decís? ¿os atrevéis con todos ellos?

Accesorize

¡Qué paséis un buen martes!

xoxo