Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Si al igual que nosotras, crees que te has pasado un poquito estas Navidades

1¡Ya sabes!, “mal de muchos, consuelo de…” Y es que por más que nos proponemos que estas fechas NO son SINÓNIMO de atracón, siempre caemos y acabamos comiendo más de la cuenta.

Tanto, que ayer que empezamos a trabajar, llegamos a la oficina con el vientre hinchado y un aspecto ‘lozano’ y ‘sornrosado’ como muestra de los platos suculentos de nuestras mamis.

Es hora de ponerse en forma, empezar a comer sano y dejar atrás alimentos hipercalóricos como guisos y dulces. ¡HOLA!, a la siempre fiel y recurrente lechuga. Igual de buenas son otras verduras ricas en fibra como alcachofas, acelgas, cardos, judias verdes… Llena tu tupper con ellas.

2Lo sabemos, después de comer el cuerpo nos pide un cafelito, pero ¡ojo! no podemos permitirnos retener más líquidos (y celulitis) así que, un poquito de sacrificio y a depurar con el . Sanísimo, diurético y con teina.

3

Por supuesto, el agua va a ser la única bebida que tengamos encima de la mesa. Ni refrescos light ni similares; ésta calma la sed y además tiene 0 kcal.

4

Aaaaayyyyy… ¡lo largas y aburridas que pueden resultar 8 horas! Si hay ratos en los que estás de brazos cruzados, no pienses en ese “gusanillo” que te recorre la tripa, es gula y ansiedad. Cuanto menos ni te acerques a la máquina de snacks ¡STOOOOP! frutas, cereales, galletas integrales, pavo, tostadas… mil y una opción saludable.

5

¿A qué no parece tan dificil? Con fuerza de voluntad podemos perder pronto ese peso de más que hemos podido ganar estos días. ¡Ánimo chicas!

¡A comerse el 2013!